Inicio » Prensa

Prensa

Llegada íntima y humilde de la Patrona

El día de Córdoba- Rosa Aperador
La excepcionalidad marcada por la crisis sanitaria no ha permitido que la Cofradía de la Virgen de Luna pudiera celebrar su ritual de siglos pasados en uno de los momentos claves para Pozoblanco, como es la llevada de su patrona desde su ermita hasta la Parroquia de Santa Catalina.

La cofradía anunciaba de forma oficial, a la 1:04 de la madrugada del domingo, que la Virgen de Luna ya se encontraba en su casa de la ciudad vallesana, una “misión cumplida” que se ha cubierto bajo el manto de la intimidad y el secreto. Tan sólo ha trascendido que el traslado se realizó en coche “de forma humilde”, como se dijo en la eucaristía, desechando la primera opción de hacerlo en carreta, como ya sucediera el pasado mes de mayo.

La imagen de la Virgen de Luna salió de su ermita con anterioridad a las doce horas del domingo de sexagésima, según marca el calendario religioso, y llegó a Pozoblanco en pleno toque de queda. Como ya ocurriera en la romería de llevada, en el mes de mayo, el hermetismo ha sido, de nuevo, protagonista.

A los pocos días de anunciarse los actos programados para celebrar la llegada de la patrona a Pozoblanco, que incluían ofrenda de hornazos y visitas a la imagen, se cancelaban los mismos, quedando estos reducidos a la misa privada de los hermanos y a las habituales eucarísticas dominicales, cumpliendo en todo momento con el aforo permitido.

Una decisión valorada por el entorno de la parroquia tras las críticas recibidas desde los grupos políticos, además de desde los ciudadanos pozoalbenses, al encontrarse el municipio en una situación crítica por los contagios de coronavirus.

Hermanos de la Virgen de Luna desfilan por Santa Catalina.Hermanos de la Virgen de Luna desfilan por Santa Catalina.
Hermanos de la Virgen de Luna desfilan por Santa Catalina. / SÁNCHEZ RUIZ
De esta forma, la cofradía y la parroquia anunciaban el viernes que “no estará permitido acercase a la imagen de la Virgen, así como hacerse fotos ni ningún tipo de ofrenda, a fin de preservar las distancias y evitar concentración de personas en una parte concreta de la parroquia”.

La Cofradía de la Virgen de Luna destacaba el haber cumplido con la misión de llevar a la patrona hasta Pozoblanco “de una forma discreta por las excepcionales circunstancias que tristemente vivimos. Nuestra primera plegaria será para que acabe pronto todo el sufrimiento que esta pandemia va derramando en muchas familias de todos el mundo”. Un mensaje que se repitió en la eucaristía concelebrada con los hermanos de la Virgen de Luna, donde el párroco de Santa Catalina le puso las llaves de los sagrarios y el alcalde de Pozoblanco, el bastón de alcaldesa perpetua.

En una misa privada, la Cofradía de la Virgen de Luna celebró la jura de bandera de un nuevo hermano, Juan Francisco Fabios Blanco, además de la imposición de la medalla de oro a Alfonso Muñoz Sánchez y a Juan Fabios Rubio por sus 50 años de servicio, y la medalla de plata a Juan Dueñas Cruz, por sus 25 años de servicio a la Virgen de Luna. Hubo también una jubilación, tras 28 años de servicio, de Antonio Claudio Medrán.

La patrona de Pozoblanco permanecerá en la Parroquia de Santa Catalina hasta el próximo 23 de mayo, Domingo de Pentecostés, cuando retornará a su santuario para ser llevada al día siguiente por la cofradía hermana de Villanueva de Córdoba hasta la Parroquia de San Miguel.

La Virgen de Luna llega de madrugada a Pozoblanco desde su ermita

Diario Córdoba. M. Luna Castro

Rompiendo la tradición de salir de su ermita dentro del domingo de Sexagésima y en pleno toque de queda llegó la Virgen de Luna a Pozoblanco. Con la romería suspendida ,la incógnita de la hora de su llegada al municipio se despejó cuando a la una y cuatro minutos de la madrugada de este domingo la cofradía anunciaba que: “Hoy, 7 de febrero de 2021, domingo de Sexagésima, hemos cumplido con nuestra misión de una forma discreta por las excepcionales circunstancias que tristemente vivimos. Nuestra Madre y Patrona La Virgen de Luna ya se encuentra en Santa Catalina, ya se encuentra en Pozoblanco. Nuestra primera plegaria para que acabe pronto todo el sufrimiento que esta pandemia va derramando en muchas familias de todo el mundo”.

La imagen de la Virgen llegó a la iglesia de Santa Catalina en coche y en medio del mutismo total de su cofradía que consideró este traslado “íntimo y privado”. La cofradía pasó de anunciar la programación hecha pública desde la parroquia de Santa Catalina para recibir a la Imagen a hacerse eco de un nuevo comunicado que rectificaba el anterior y suprimía algún acto, como la ofrenda infantil de hornazos prevista para la tarde de este domingo 7 de febrero, a finalmente negarse a ofrecer cualquier tipo de información sobre el traslado . En el segundo comunicado se afirmaba que “ante el mantenimiento de la crisis sanitaria actual y valoraciones realizadas con el entorno parroquial y Cofradía de la Virgen de Luna, el domingo día 7 solo estará abierta la parroquia para acceder a las celebraciones de la Eucaristía que se celebran en el horario dominical”.

La Virgen de Luna ya está de vuelta en Pozoblanco tras un traslado «privado e íntimo»

ABC. Julia López

La Virgen de Luna ya está en Pozoblanco después de sus preceptivos meses en el Santuario de la Jara y en el pueblo vecino de Villanueva de Córdoba. Con la romería cancelada, el traslado de la patrona pozoalbense rompió todas las tradiciones ya que ante el bullicio quedó tan solo el silencio. La Cofradía optó por no dar detalles de un traslado que catalogó de «privado e íntimo» indicando pasada la una de la madrugada que la imagen ya estaba en la parroquia de Santa Catalina.

La patrona fue llevada en coche hasta la localidad y rompiendo con la tradición de salir de su ermita el domingo de sexagésima. Los planes para ese traslado fueron cambiando durante la semana y después de plantear el camino con la carreta con la que se realizó la llevada, finalmente se optó por un traslado motorizado. Los cambios no afectaron tan solo a este hecho, sino al programa de cultos preparado en la localidad.

A principios de semana se anunciaban cuatro eucaristías abiertas al público, visitas a la parroquia y ofrendas de los típicos hornazos por parte de los niños. Sin embargo, las críticas recibidas desde diferentes partidos políticos y también de la propia ciudadanía por la situación sanitaria llevaron a reducir esos actos a las eucaristías dominicales y a la de los hermanos.

En esta última, de carácter privado, la Virgen recibió el bastón de alcaldesa perpetua y las llaves de los sagrarios de Pozoblanco y Villanueva de Córdoba. Hubo tiempo también para dar la bienvenida a Juan Francisco Fabios como nuevo hermano de la Cofradía, así como celebrar los 50 años de servicio de Alfonso Muñoz y Juan Fabios y los 25 de Juan Dueñas, además de la jubilación de Antonio Claudio Medrán.

La Virgen de Luna llega a Pozoblanco entre el silencio de la madrugada

Hoy al día. Julia López

La situación sanitaria deriva del coronavirus sigue dejando momentos para la historia, aunque los vividos en la madrugada de hoy por la Cofradía de la Virgen de Luna quedarán en la retina de muy pocos. Al igual que ocurriera en el mes de mayo con la llevada, el secretismo se impuso, aunque esta vez con mayor hermetismo si cabe ante un traslado que la Cofradía tildó de «íntimo y privado». Una vez conseguidas esas dos premisas tampoco se han facilitado los detalles de un traslado que se realizó en coche y que provocó que la imagen abandonara su ermita antes del domingo de sexagésima, tal y como marca la tradición, anunciándose su llegada algo después de la una de la madrugada.

«Hoy, 7 de febrero de 2021, domingo de sexagésima, hemos cumplido con nuestra misión de una forma discreta por las excepcionales circunstancias que tristemente vivimos. Nuestra Madre y Patrona La Virgen de Luna ya se encuentra en Santa Catalina, ya se encuentra en Pozoblanco. Nuestra primera plegaria para que acabe pronto todo el sufrimiento que esta pandemia va derramando en muchas familias de todo el mundo», rezaba el comunicado remitido por la Cofradía.


Se confirmaba, eso sí, los cambios de planes iniciales para el traslado, unas variaciones que se extendieron a los cultos programados ya que se anularon las visitas a la imagen y la ofrenda de hornazos ante las críticas desde algunos grupos políticos por no entender la programación de esos actos en la actual situación sanitaria, y de la propia ciudadanía. Así las cosas, las eucaristías se han reducido a las de cualquier domingo sumándose la reservada a los hermanos de la Cofradía y las autoridades. En ese contexto, la patrona recibió el bastón de alcaldesa perpetua y las llaves de los sagrarios de Pozoblanco y Villanueva de Córdoba.

Hubo tiempo también para dar la bienvenida a Juan Francisco Fabios como nuevo hermano de la Cofradía, así como celebrar los 50 años de servicio de Alfonso Muñoz y Juan Fabios y los 25 de Juan Dueñas, además de la jubilación de Antonio Claudio Medrán.

1234...18
siguiente