Inicio » Prensa

Prensa

LA ROMERÍA DE LA VIRGEN DE LUNA CONGREGA A MÁS DE VEINTE MIL PERSONAS

ABC
CÓRDOBA. Más de 20.000 personas, según fuentes policiales, se congregaron ayer en Pozoblanco para celebrar la romería de la Virgen de Luna y acompañar a la patrona de la localidad en su trayecto desde el Santuario de Jara, pese a la amenaza de lluvia. Como preámbulo de las fiestas, el sábado se celebró la «despedida del carro de la comida», al mando del sargento, que simboliza la forma en que, antiguamente, se trasladaba al santuario la comida para los cofrades.
En torno a la una de la madrugada, el sargento, acompañado del tamborilero y el ordenanza de la Cofradía hicieron sonar los primeros redobles de tambor. Las salvas de pólvora se escucharon durante toda la jornada.
Éste fue uno de los principales atractivos para los visitantes, junto a la llamativa indumentaria de los cofrades: camisa blanca y sombrero, pantalón, chaleco, levita, calcetines y zapatos negros.
Tras la procesión, se celebró la tradicional misa, a cargo del párroco de Santa Catalina.
Todos con la patrona
El tiempo transcurrido entre la Eucaristía y la marcha de la Virgen hacía Pozoblanco hacia las tres de la tarde se convirtió en el rito gastronómico de cada año.
Las familias y amigos se reunieron para degustar los productos propios del Valle de los Pedroches regados con buenos caldos de la tierra.
Nada, ni siquiera el tiempo algo revuelto que dominó la jornada, consiguió acabar con siquiera una pizca de la ilusión de los devotos. Incluso los más jóvenes acamparon la noche anterior cerca del santuario para asistir a uno de los eventos que más personas congrega en el municipio cabecera de Los Pedroches.
Cualquier medio de transporte fue bueno para seguir a la Madre. Cientos de romeros hicieron el camino a pie, otros a caballo, e, incluso, en autobús. Muchas fueron las críticas al asfaltado de parte de la vía, pero ni siquiera esto logró aguar la fiesta.
Entre vítores y melódicos cantos, los costaleros mecían a la Virgen, acompañado, además, de las descargas de pólvora de los hermanos.
La patrona avanzó por el Pozo de San Diego, La Lengua o la Cruz de la Venta Caída hasta el Arroyo Hondo, adonde llegó al atardecer con veinte minutos de retraso, donde unas 2.000 personas recibieron con aplausos a la Virgen.
Muchos devotos la esperaban. Los más pequeños, con sus hornazos, aguardaban impacientes a la imagen.
Alcaldesa perpetua
Investida con el bastón de alcaldesa perpetua y las llaves de la ciudad, recaló en Santa Catalina, donde permanecerá cuatro meses.
Será entonces cuando la imagen será entregada a Villanueva de Córdoba para que todos sus hijos jarotes puedan custodiar a la Virgen otro periodo de tiempo igual.
Pero antes, la cofradía de la Virgen de Luna ha previsto una serie de actos en honor de la Madre que comienzan hoy, día de fiesta en Pozoblanco, con la procesión por la calles.
Fieles y hermanos de la cofradía mimarán a su imagen durante los más de cien días que permanecerá en Pozoblanco y trabajarán codo con codo para que cualquier fallo que pudiera haber surgido sea pulido hasta la perfección.

LA VIRGEN DE LUNA CONGREGA A MILES DE FIELES A PESAR DE LA AMENAZA DE LA LLUVIA

EL DíA DE CÓRDOBA
9:18 F. J. D. / J. R. A. POZOBLANCO. Los pozoalbenses miraron ayer más de lo acostumbrado al cielo, con el temor de que la lluvia desluciera, como ya ocurrió hace un año, el día más grande de la capital vallesana: la romería de la Virgen de Luna. Sólo se detectaron algunas gotas durante la larga jornada de honores a la Señora, pero fueron suficientes como para que la presencia de romeros no fuera la esperada. No obstante, la asistencia fue masiva en el entorno del santuario de la Jara, donde el dispositivo dispuesto por la autoridades funcionó sin incidencias destacables.
Cayeron algunas gotas y el sol apenas se vio en todo el día, pero no hizo frío. Todo ello favoreció el encuentro tradicional de familiares y amigos, así como su participación en los actos que rigurosamente prepara la Cofradía de la Virgen de Luna de Pozoblanco. Ayer no fue una excepción y cumplió fielmente con su cometido, que como ellos mismos reconocen no es otro que el de "solemnizar el culto debido a Nuestra Señora Virgen de Luna en sus dos festividades y acompañarla en procesión desde su santuario a Pozoblanco y viceversa".

Esta hermandad, de origen militar y que mantiene su estructura castrense, reconoció ayer el trabajo de algunos de sus miembros, como es el caso de Manuel Marín, José Rubio y Andrés Rojas, que han cumplido 25 años en la agrupación. Además, se homenajeó por su jubilación a Francisco Llergo y juraron como nuevos hermanos Pedro Calero y Guillermo Calero.

La eucaristía en honor de la Señora de Los Pedroches sirvió ayer para que el alcalde de Pozoblanco, Benito García, impusiera a la Alcaldesa Perpetua una insignia de oro con el escudo de la villa.

Fue pasando la mañana y el disfrute de los productos típicos de la tierra, regados con un buen vino, alegró el nublado día. Los saludos a los muchos ausentes que se acercan a su tierra en un día tan entrañable y los brindis dieron paso al inicio de camino hacia el pueblo. Así, la Virgen partió de la ermita cinco minutos después de las 15.00 acompañada por una marea humana de fieles. Las más de tres horas que separan la partida de la imagen de su llegada al Arroyo Hondo tienen un significado especial para los hermanos, que lanzan salvas en honor de la señora y llenan el ambiente con un olor a pólvora muy característico que se ha convertido en una de la señas de identidad de esta celebración.

A las 18.30 llegó el paso al Arroyo Hondo. La tarde empezaba a languidecer y el frío ya se notaba. Sin embargo, los muchos pozoalbenses que por la mañana optaron por no ir hasta la Jara ahora sí esperaban impacientes la entrada en el pueblo de la Virgen. En este punto del camino se notó de nuevo la masiva presencia de caballistas y coches de caballos, que este año han caminado junto a la Señora, que ayer desfiló con un manto azul de extraordinaria belleza.

A partir de la entrada en Pozoblanco, los ritos en torno a la Virgen de Luna se fueron cumplimentando fielmente, desde el ofrecimiento del hornazo por parte de los niños de la localidad hasta la imposición del bastón que le corresponde como Alcaldesa Perpetua de Pozoblanco. Los disparos de los hermanos y el olor a pólvora se trasladaron entonces a las calles de la ciudad, por donde desfiló hasta llegar a la iglesia de Santa Catalina. Este templo acogerá la imagen hasta la primavera, cuando la cofradía vuelva a cumplir inexcusablemente con su cometido llevando a la Virgen hasta la Jara el domingo de Pentecostés.

No obstante, el trabajo de estos peculiares soldados no acaba aquí. Hoy es fiesta local en Pozoblanco y el día en el que los hermanos pueden disfrutar de la Señora sin el bullicio del día anterior. Con el permiso del capitán, pasearán la imagen de nuevo por las calles, todo ello mientras inician la cuenta atrás para que llegue el día en el que vestir de nuevo el uniforme con el que honran a su Virgen.

EL SACERDOTE RAFAEL RUIZ OLIVARES EXALTA A LA PATRONA EN UN EMOTIVO PREGÓN

DIARIO CÓRDOBA
Rafael Ruiz Olivares, durante años párroco de la iglesia de San Bartolomé de Pozoblanco y en la actualidad de Luque y El Esparragal, exaltó la imagen de la patrona pozoalbense en el pregón que tuvo lugar en la noche del sábado en el templo donde el sacerdote ejerció su ministerio durante su estancia en Pozoblanco. Decenas de personas quisieron acompañarle en esta ocasión.


El pregonero fue presentado por el matrimonio compuesto por Rafael Herruzo Cabrera y María Teresa Priego Delgado, que le antecedieron el año pasado. El acto terminó con la actuación del coro ´Voces de la Sierra´.

CATORCE AUTOBUSES SE PONDRÁN A DISPOSICIÓN DE LOS ROMEROS

DIARIO CÓRDOBA

El Ayuntamiento de Pozoblanco ha dado a conocer el dispositivo que desplegará el próximo fin de semana en el santuario de la Virgen de Luna con motivo de la romería que cada año congrega a unas 25.000 personas. El concejal de Obras y Servicios, Francisco López, ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que utilicen el transporte público, lo que agilizará el tráfico.

Para ello se ponen a disposición de quienes decidan dejar sus coches en casa, 14 autocares de ida y vuelta que, desde las nueve de la mañana, partirán hacia el santuario desde la estación de autobuses, desde el paseo Marcos Redondo y desde la Ronda de Los Llanos. Los conductores que decidan utilizar sus propios coches podrán aparcar en dos fincas aledañas a la ermita.

El domingo, 11 de febrero, se abrirá el camino de Guadamora para los vehículos de emergencia y la salida de los autobuses. El camino de la Virgen de Luna y el del Llano del Encinazo estarán abiertos desde las 12.30 horas para el paso de caballos y carretas. Para la vuelta de los romeros, se abrirán a partir de las 15.30 horas los caminos de las Cuervas y Guadamora y se cerrará el camino de la Virgen de Luna para el paso exclusivo de la patrona pozoalbense y todos los fieles que la acompañan en su camino a Pozoblanco.

Francisco López ha señalado que para garantizar la seguridad del evento se desplazarán a la romería efectivos de la Guardia Civil y miembros del Seprona, 14 guardas jurados, la Cruz Roja con una unidad móvil y Protección Civil, además de un servicio de grúa y aparcacoches que trabajarán toda la jornada.

López Cobos ha advertido de la prohibición de usar las ramas de las encinas para hacer hogueras y recuerda que se pone a disposición de todos un gran camión de leña desde las 9.30 horas.