Inicio » Prensa

Prensa

Miles de romeros acompañan a la Virgen de Luna hasta Pozoblanco

EL DÍA DE CÓRDOBA

La meteorología prevista ayer para Los Pedroches hablaba de que era el día perfecto para olvidarse de todo y vivir intensamente la romería de la Virgen de Luna, algo que hicieron miles de personas. No hubo que mirar el cielo por amenaza intensa de lluvia, como ocurrió hace un año, en el que no faltaron algunas gotas. Tampoco se tuvo que recurrir a cargar con chubasqueros y paraguas para combatir la intensa caída del líquido elemento, como ocurrió en 2006 cuando se rompió el récord de 21 años en los que la imagen no se mojó de camino a Pozoblanco. Ayer, esas predicciones no fallaron. El sol estaba citado con los romeros para acompañarlos durante una jornada que comenzó con los campos cubiertos de una fina y blanca helada.

Eso fue lo que se encontraron los primeros peregrinos que antes de las siete de la mañana enfilaron el camino hacia el santuario de la Jara, donde esperaba la Señora. Otros, sin embargo, aprovecharon los viajes que dieron los 14 autobuses que el Ayuntamiento había preparado para la ocasión. Los servicios partían de la estación, el Paseo Marcos Redondo y la Ronda de Los Llanos. Esos primeros devotos vivieron también en sus carnes el frío que acompañó a los caminantes en los 14 kilómetros que separan a la localidad más poblada de Los Pedroches de la pequeña ermita dedicada a la Virgen.

Antes del mediodía, y como manda la tradición, dio comienzo allí la eucaristía, que fue presidida por el capellán de la Cofradía de la Virgen de Luna, Pedro Fernández. A ella asistieron también, como además manda la tradición, el pregonero, Ricardo Delgado Vizcaíno; el alcalde, Benito García de Torres; y el capitán de la Cofradía, Juan García. Posteriormente, los tres también estarían presentes en la comida de la hermandad y en la entrada a Pozoblanco.

Durante el ofertorio de la eucaristía se procedió a la jura de bandera de tres nuevos cofrades, a los que posteriormente se les impuso la medalla y los cordones que refuerzan aún más su devoción por la Señora. Se trata de Juan Rubio, Ginés Solaz y José Manuel Pérez. Pero no sólo ellos centraron las miradas de los presentes, sino también otros dos veteranos hermanos a los que se les reconocieron sus 25 años de fidelidad y servicio a la Cofradía, José Luis Valero y Fernando Sánchez.

Los actos religiosos fueron el preludio de la fiesta gastronómica que luego habría de venir. Los romeros tenían aún unas horas para disfrutar del sabor de los productos de la tierra congregados en las típicas hogueras para cuyo alimento el Ayuntamiento había dispuesto de leña. Durante esas horas -y durante toda la jornada en general- no hubo que lamentar ningún tipo de incidencias gracias a que funcionó el dispositivo de seguridad organizado para la romería y compuesto por unos 60 efectivos entre Guardia Civil, seguridad privada, Cruz Roja y Protección Civil.

Los brindis volvieron a dar paso al inicio del camino hacia el pueblo. La Virgen partió de su santuario a las 15.00 acompañada por una marea humana de fieles. Las más de tres horas que separan la partida de la imagen de su llegada al Arroyo Hondo tienen un significado especial para los hermanos, que lanzan salvas en honor a la patrona y llenan el ambiente con un olor a pólvora muy característico que se ha convertido en una de las señas de identidad de la celebración.

La llegada al Arroyo Hondo fue antes de lo previsto, por lo que la Virgen de Luna debió esperar a hasta que aparecieron por el lugar el alcalde y los miembros de la Corporación municipal. El frío ya empezaba a hacer mella. No obstante, los pozoalbenses que por la mañana optaron por no ir hasta la Jara ahora sí esperaban la entrada de la Señora en la localidad, mientras volvía a notarse la presencia de caballistas y coches de caballos.

Los ritos volvían a cumplirse fielmente a la par que quedaba para la historia el paso por primera vez de la patrona bajo el puente de la Variante. La tradición volvía a dictar que los niños debían de ofrecer sus hornazos a la Virgen de Luna y García de Torres tenía que imponerle el bastón que le corresponde como Alcaldesa Perpetua de Pozoblanco. Los disparos de los hermanos y el olor a pólvora que desprendían se trasladaron entonces hasta las calles de la ciudad, por donde desfiló hasta llegar a Santa Catalina.
La historia volverá a escribirse a ritmo de fuego de escopetas en la procesión de hoy en la que los hermanos podrán disfrutar tranquilamente de la presencia de la patrona. Con el permiso del capitán, pasearán de nuevo la imagen por las calles, mientras se inicia la cuenta atrás para volver de nuevo a la Jara. Será en Pentecostés.

Pozoblanco rescata a su «Alcaldesa»

ABC CÓRDOBA

El tiempo, uno de los elementos más importantes de una romería, no decepcionó. El sol y una temperatura agradable acompañaron durante todo el día la celebración que el pueblo de Pozoblanco revive cada año en signo de devoción a su patrona.
Más de 25.000 personas participaron ayer en la cita más esperada de todo el año, la romería de la Virgen de Luna, que según la tradición, en época musulmana se apareció a un pastorcillo. El evento, que se celebra el domingo de Sexagésima, reúne no sólo a los habitantes de la localidad, sino también a religiosos y curiosos de otros lugares de la comarca. Los cofrades, acompañados por los fieles, trasladaron a la Virgen del Santuario de la Jara a Pozoblanco, donde permanecerá cuatro meses, hasta el once de mayo, cuando la devolverán a su ermita.
La fiesta, que se celebra desde hace siglos y se pretende declarar de interés turístico nacional de Andalucía, se caracterizó por folklore, devoción y entusiasmo y expresó su carácter religioso y militar.
La verdadera protagonista fue la Cofradía, que se fundó en el siglo XV y que en la actualidad se compone de 110 cofrades activos. Los rituales empezaron a la 1 de la madrugada, cuando el Sargento, acompañado por el Tamborilero y el Ordenanza, salió por las calles del municipio para llamar a los cofrades en sus domicilios y reunirlos en la Casa de la Cofradía. Recogidas la bandera y las armas, los hermanos se dirigieron, junto con las autoridades, hacia la parroquia de Santa Catalina, donde pidieron permiso al párroco para ir a coger la Virgen, realizando en momentos simbólicos las tradicionales descargas de las armas.
A continuación, seguidos por centenares de devotos, marcharon hacia el Santuario, recorriendo a pie los catorce kilómetros que lo separan de Pozoblanco.
Allí, a las 10:45 horas se realizó la procesión alrededor de la iglesia, acompañada por las salvas y los cantos religiosos de todo el público, y se celebró la eucaristía. Los nuevos cofrades juraron bandera y recibieron las insignias de la Cofradía, mientras que los hermanos Fernando Sánchez y José Luis Valero recibieron una medalla de plata por sus veinticinco años de servicio a la hermandad. No faltaron momentos de emoción y muchos de los amigos y familiares presentes no pudieron evitar las lagrimas.
Después de la misa, los cofrades celebraron una comida en la casa-hospedaria, mientras que miles de romeros almorzaron en los alrededores del santuario, disfrutando del maravilloso paisaje de la dehesa.
Por la tarde, a partir de las 15:00 horas, la Virgen fue trasladada a hombros de los devotos hasta Pozoblanco. A su llegada a Arroyo Hondo, alrededor de las 18:30 horas, fue recibida por todos los pozoalbenses, las autoridades civiles y el Capellán de la Cofradía. Como de costumbre, los niños le ofrecieron los hornazos, dulces típicos de estas fechas, y el alcalde le entregó las llaves de los sagrarios de Pozoblanco y de Villanueva de Córdoba, y junto al Ayuntamiento, el Bastón de Alcaldesa de la Ciudad, que la Virgen lucirá todo el tiempo que permanezca en la localidad. De allí la procesión marchó hacia la parroquia de Santa Catalina, donde finalmente la imagen fue entregada al párroco y los cofrades se desplazaron hasta el domicilio del Capitán y, después de rezar una última vez, rompieron las filas y volvieron a su casa.
La organización estuvo en todo momento a la altura del evento. Catorce autobuses partieron desde las 9:00 horas de la mañana de la estación de autobuses, el paseo Marcos Redondo y la Ronda de los Llanos realizando el recorrido entre Pozoblanco y el Santuario de la Jara durante todo el día.
El Camino de la Virgen de Luna fue cerrado al paso de los vehículos hasta las once de la mañana y a partir de las tres de la tarde para permitir a los fieles acompañar a la imagen en su camino sin peligro, y más de sesenta efectivos, miembros de la Guardia Civil, Cruz Roja, seguridad privada y Protección Civil se encargaron de la seguridad de los participantes. Además, el Ayuntamiento instaló sesenta contenedores de vidrio y restos orgánicos, repartió bolsas para la recogida de basura y puso a disposición de los romeros unos mil kilos de leña para salvaguardar el entorno del santuario y sus encinas.
Hoy finalizan las fiestas
La romería de la Virgen de Luna constituye sin duda uno de los eventos religiosos más significativos de toda la comarca.
Las fiestas empezaron el pasado jueves 24 de enero, con la salida del tambor por las calles del municipio. El viernes se presentó el segundo libro de pregones en honor de la Virgen, y el sábado, víspera de la romería, Ricardo Delgado Vizcaíno pronunció el pregón anunciador de la fiesta.
Las celebraciones finalizan hoy, día de fiesta local, en que todas las mujeres que llevan el nombre de la Virgen celebran su onomástica y tiene lugar el concurso de calle mejor adornada.

Más de 60 efectivos velarán por la seguridad en la Virgen de Luna

EL DÍA DE CÓRDOBA

Más de 60 personas, entre efectivos de la Guardia Civil, guardas jurados, Cruz Roja y Protección Civil velarán por la seguridad en la romería de la Virgen de Luna, que se celebrará en Pozoblanco el próximo domingo y a la que el Ayuntamiento espera la asistencia de unos 25.000 romeros.

El Consistorio pozoalbense informó ayer de que ya está listo todo el dispositivo que se desplegará este fin de semana en el Santuario de la Jara "y que contempla la utilización de un servicio de grúa y aparcacoches que trabajarán toda la jornada".

Desde el Ayuntamiento han remarcado que "el tráfico, la limpieza o la protección del medio ambiente, junto a la seguridad, son los elementos más importantes que deberán controlar", por lo que se han instalado 60 contenedores de vidrio y restos orgánicos. Precisamente, el concejal de Obras y Urbanismo, Francisco López Cobos (PSOE), ha insistido en que está prohibido el uso ramas de las encinas para hacer hogueras. "Habrá miembros de los cuerpos de seguridad vigilando para que esto no ocurra", relató el edil, quien recordó que "para que se puedan encender esas tradicionales hogueras, el Ayuntamiento pone a disposición de los romeros un gran camión de leña que se instalará a las 09.30 en la entrada del Camino de la Virgen de Luna". El concejal pidió a quien se sirva del camión que no acumule más leña de la que vaya a necesitar "para que puedan hacer uso de este servicio cuantos mas romeros mejor", resaltó.

López Cobos ha hecho además un llamamiento para que los asistentes a la cita romera utilicen el transporte público, ya que "facilita enormemente" el tráfico y el flujo de visitantes. El Consistorio pondrá 14 autobuses que comenzará a partir hacia la ermita a las 09.00 desde la estación de autobuses, el paseo Marcos Redondo y la Ronda de los Llanos. Estos vehículos realizarán el recorrido entre la ermita y el santuario con muy frecuente periodicidad hasta concluir el servicios a las 18.00.

Así, el Camino de las Cuervas se utilizará para la entrada de autobuses, mientras que el Camino de Guadamora servirá como vía de emergencia y para la salida de los autobuses. Además, el Camino de la Virgen de Luna y el del Llano del Encinazo estarán abiertos desde las 11.00 de la mañana para el paso de caballos y carretas.

Desde el Ayuntamiento también resaltaron que luego, para la vuelta de los romeros, se volverán a abrir los caminos de Las Cuervas y Guadamora a partir de las 15.00, mientras que se cerrará el de la Virgen de Luna para el paso exclusivo de la patrona y de todos los fieles que deseen acompañarla en su caminar hacia la ciudad de Pozoblanco.

ROMERIA DE INVIERNO DEL VALLE DE LOS PEDROCHES

7días ANDALUCIA (del 5 al 11 de Febrero de 2007)

Cuenta la tradición que, en época de dominación musulmana, la Virgen de Luna se apareció en el hueco de una encina de la dehesa de Navarrredonda a un pastorcillo, manifestándole que se le construyera allí una ermita. Un templo desde donde, cada año, la trasladan al santuario en romería, en el domingo de Sexagésima.La Virgen es devuelta a su emrmita en el mes de junio, en otra romería, la de llevada, más austera.
Durante los días que preceden a la romería, el tambor anunciador recorre las calles de Pozoblanco, acompañado por la chiquillería. A la puerta de las casas donde habitan hermanos interpreta un tradicional baile.La víspera sale para el santuario el 'carro de la comida' al mando, el sargento, acompañado del tambor y un ordenanza, que despierta a los hermanos a la voz de 'Ave María Purísima'. Se reúnen todos en casa del capitán, donde se les pasa lista. Despues marchan a casa del alférez para recoger la bandera y, formados, se dirigen a la parroquia, donde piden permiso a la autoridad eclesiástica para emprender el camino hacia el santuario.
Traslado
Por la tarde, la Virgen es trasladada hasta Pozoblanco. Cuando la comitiva llega al Arroyo Hondo es recibida por las autoridades y le entregan las llaves de la ciudad. Se entona la Salve y los niños ofrecen los típicos hornazos, al tiempo que los hermanos realizan una descarga con sus escopetas y se revolotea la bandera. Después, en la puerta del Ayuntamiento, se le entrega el bastón de alcaldesa, y se repite la descarga de pólvora. Al día sigiente, se saca a la Virgen en procesión, y al término, el hermano mayor invita la resto de cofrades a garbanzos tostados y vino.