Inicio » Prensa

Prensa

La Virgen de Luna regresa a su santuario

Diario Córdoba.
Tras los actos de despedida celebrados durante la semana, ayer se vivió con emoción el relevo del cabo de retaguardia de Rafael M. Sánchez a Rafael Sánchez.

Cientos de personas desafían al mal tiempo en la romería de la Virgen de Luna

Juanlu Dorado. El día de Córdoba.

A pesar de las bajas temperaturas que se registran en Los Pedroches, el riesgo de lluvia y nieve, la romería de la Virgen de Luna se está celebrando y cientos de fieles se han reunido en torno a la ermita de La Jara para besar el manto de la patrona de Pozoblanco y tirar de la soga de la campana, tal y como marca la tradición.

La romería comenzará a primera hora de la tarde tras la comida en las zonas aledañas al Santuario. En caso de que se registren lluvias, la romería continuará y la Virgen será cubierta con plásticos para evitar que se dañe.

El Instituto Armado también se ha implicado este año en la seguridad del santuario y ha enviado dos patrullas para vigilar la zona y facilitar el día de disfrute de los romeros. A ellos se añaden 20 miembros de Protección Civil, 16 operarios para los aparcamientos y un puesto sanitario en el que está un médico y dos enfermeros de la Cruz Roja.

La Virgen de Luna llegará a última hora de la tarde a Pozoblanco y en el Ayuntamiento se le impondrá el bastón de alcaldesa perpetua. Posteriormente, la imagen se trasladará a la parroquia de Santa Catalina, donde permanecerá hasta el mes de mayo, que será cuando se celebre la tradicional romería de llevada de nuevo hasta La Jara.

Miles de romeros acompañan a la Virgen de Luna en su camino a Pozoblanco

Redacción. Diario Córdoba
El Ayuntamiento de Pozoblanco informa a través de una nota de prensa, de que la romería de traída de la Virgen de Luna se ha desarrollado sin incidentes reseñables y con fluidez en el tráfico durante toda la jornada. Las bajas temperaturas, informa el Ayuntamiento, han aparecido tal como apuntaban las previsiones, pero no así la lluvia ni la nieve de las que se hablaba en los días precedentes. De hecho, durante parte de la jornada romera se han alternado las nubes y los claros y eso ha permitido que la cofradía de la Virgen de Luna, de carácter militar, haya cumplido con todos y cada uno de sus ancestrales rituales.
Centenares han sido las personas que han asistido a la eucaristía que el capellán de la hermandad, José María González, ha oficiado junto a la ermita -a cielo descubierto como es la costumbre- o a la salida de la Virgen desde su templo hacia la localidad, uno de los momentos más esperados. La campana del santuario de la Jara, como manda la tradición, no ha parado de sonar en todo el día mientras que las carrozas y los caballistas han puesto la nota de color a Tanto el alcalde de Pozoblanco, Santiago Cabello, como el capitán de la cofradía, Juan García, se han mostrado satisfechos del desarrollo de la romería y de la calurosa respuesta que un año más ha tenido. García ha agradecido en ese sentido el respaldo de los fieles de la Virgen de Luna, que han demostrado, incluso bajo los rigores del invierno, que esta devoción se mantiene intacta a pesar de sus siglos de historia. También ha valorado la importancia de que este año hayan jurado bandera tres nuevos hermanos.

El concejal de Seguridad, Manuel Cabrera, ha agradecido por su parte el civismo demostrado por los asistentes a la romería. El uso del transporte público, cada vez más arraigado, ha sido dominante, al igual que el número de peregrinos a pie ha sido también digno de destacar.
El domingo romero transcurre a partir de las 18.30 de la tarde en Pozoblanco, por cuyas calles sale ya en procesión la Virgen después de entrar por la zona conocida como el Arroyo Hondo. La noche acabará con fuegos artificiales en la plaza de Santa Catalina después de que la Virgen acceda el templo del mismo nombre, donde podrá visitarse durante los próximos meses. Las fiestas de la Virgen de Luna continúan mañana, día festivo en Pozoblanco y en el que la imagen volverá a salir en procesión tal como sucede todos los años.

La fe y devoción que siempre perduran

Julia López. Hoy al día
No fue la Romería más multitudinaria, las previsiones de lluvia y nieve, que no se cumplieron hasta que la Patrona y Alcaldesa perpetua pisó Pozoblanco, provocaron que muchas personas decidieran no acudir al Santuario de la Jara. Poco importó porque quienes fueron y quienes esperaron en las calles de la localidad a la Virgen de Luna volvieron a demostrar que la fe y la devoción siguen intactas y que siguen transmitiéndose a la generaciones venideras.

En el día más importante para la Cofradía, los hermanos cumplieron con cada uno de los rituales hasta llegar a una eucaristía donde se vivieron momentos muy intensos y emotivos. Juan García y Manuel Marín recibieron sendas medallas por su dedicación a la Cofradía como capitán y abanderado, respectivamente, durante un cuarto de siglo. Los nombres propios siguieron con la medalla de oro impuesta a Domingo Sánchez por sus cincuenta años de servicios y las de plata que recibieron Pedro Luis García y Pedro Benítez certificando veinticinco años de servicio en la cofradía. Como cada año hubo tiempo para el juramento de los nuevos hermanos de la Cofradía que este año estuvo protagonizado por Juan Carlos Muñoz, Rafael García y Francisco Gómez. La Cofradía no se olvidó de la delegación de Escacena del Campo, localidad cuya patrona también es la Virgen de Luna, y que este año quiso acompañar a los pozoalbenses.
Después llegaron otros momentos que se repiten cada año y que no por ello pierden emoción. La campana sonó una y otra vez con cada tirada de la soga, con la Virgen de Luna de fondo, recibiendo el calor de un pueblo que volvió a rendirse a sus pies. Una estampa que convivió con la de familias y amigos disfrutando de un día de convivencia que se extendió hasta las tres de la tarde, momento en el que los porteadores comenzaban el camino. Dejada la primera cuesta atrás, con el Santuario de fondo y la Virgen emprendiendo el camino, se vio la imagen de Rafael Sánchez Luna, pregonero y cabo de Retaguardia que, aunque no pudo realizar su cometido durante ese trayecto, quiso despedirse de la Madre con lágrimas que no pudieron ser contenidas.

Kilómetro tras kilómetro se consumió un camino donde los porteadores volvieron a demostrar ilusión, ganas y devoción; y también las porteadoras que llevaron en solitario a la Virgen de Luna durante un extenso trayecto. Entre descargas y charlas, Pozoblanco cada vez se veía más cerca. En la Venta Caída los hermanos volvieron a formar filas, el abanderado hizo ondear la bandera y las descargas devolvieron al camino el olor a pólvora. Se tiñó entonces el cielo de un color que hacía presagiar esa nieve o lluvia que no había aparecido hasta entonces y apareció. Para entonces la Virgen ya estaba cubierta con un plástico, muchos pozoalbenses ya la habían visto pasar instantes antes de su llegada al Arroyo Hondo, decenas de niños ya le habían ofrecido su hornazo y muchas personas ya se habían emocionado.
En el Arroyo Hondo y con la nieve ya de forma más intensa le fueron impuestas las llaves de los sagrarios de Villanueva de Córdoba y Pozoblanco y la comitiva acudió al Ayuntamiento donde fue recibida con pétalos de rosas y donde Santiago Cabello le impuso por primer año el bastón de alcaldesa. También fue un día especial para él, el primero como alcalde y donde los sentimientos estuvieron a flor de piel. “Es muy especial, está siendo muy especial, pero también porque todo ha transcurrido con normalidad”, explicaba a hoyaldia.com. No restaba mucho, tan sólo el trayecto final hasta Santa Catalina donde fue recibida con fuegos artificiales y con gritos de ¡Viva la Virgen de Luna!

anterior
1...56789...18
siguiente